Ponte en contacto
Información de Contacto

Lunes a viernes: 9:00 a 14:00
Martes y jueves también: 17:00 a 19:30
Por favor, llámenos para concertar una cita.
Gracias

Fax: 968121334

informacion@garciaymunoz.com

Pensión de Alimentos | Garcia y Muñoz Abogadas
6485
post-template-default,single,single-post,postid-6485,single-format-standard,edgt-cpt-2.0.1,mikado-core-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,homa-ver-3.0.2, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_area_uncovered_from_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Pensión de Alimentos

QUE SE ENTIENDE POR PENSIÓN DE ALIMENTOS

Aunque resulte sorprendente aún hoy, algún padre que otro, cuando ha acudido al despacho para pedir asesoramiento por motivos de separación o divorcio, al tratar el tema de la”pensión de alimentos”, ha habido que aclararle que dicha pensión no cubre sólo comida, sino también todas las necesidades básicas que tienen los hijos, siendo éstos los únicos destinatarios y nadie más , aunque sea la madre quien la gestione por ser ella (en la mayoría de los casos), a quien le ha sido concedido el cuidado de los mismos, y es que la pensión de alimentos que el progenitor custodio reclama es un derecho al que no se puede RENUNCIAR, en nombre de los hijos y además es una obligación para la persona que ha de prestarlos.

Según la ley, ¿que se entiende por pensión de alimentos?

El Código Civil en su artículo 142 dice :

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento habitación, vestido y asistencia médica”.

“Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable”.

“Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo”.

 

Lógicamente este no es el único supuesto en el que existe una obligación de prestar alimentos, pero voy a referirme al caso concreto de los hijos de padres separados o divorciados.

El sustento que viene referido a la comida y bebida y lo que sea necesario para cubrir las necesidades fisiológicas de una persona. La vivienda, que esté en condiciones de habitabilidad, que cuente con los elementos básicos, luz agua, gas (no se considera algo básico que disponga de internet o teléfono). Lógicamente, la ropa y todo lo necesario para la época del año en que nos encontremos. Asistencia médica, si bien, habrá que tener en cuenta que aquellos gastos que no son cubiertos por la S. Social y que se consideran como extraordinarios, deben ser abonados al 50% por los progenitores por ejemplo, una ortodoncia, las gafas, lentillas etc…

La educación, incluye desde que el hijo comienza a ir al colegio hasta que completa su formación o estudios, si bien, no podríamos incluir en la “pensión de alimentos”, los estudios que se cursen en el extranjero, o un master, al considerarse como gastos extraordinarios.

Y respecto a los gastos de embarazo y parto se refiere, a aquellos que no puede cubrir la Seguridad Social.

Ahora bien, como se acuerda la obligación de prestar alimentos?

Bien de mutuo acuerdo a través del convenio regulador que posteriormente será aprobado por el juez, salvo que sea perjudicial para los hijos o a falta de acuerdo el juez decidirá, como va a contribuir cada progenitor a satisfacer esos alimentos en función de las circunstancias económicas de quien los da y las necesidades de quien los recibe.

Hasta que edad existe esa obligación de prestar alimentos?

En relación con esta cuestión, la ley no establece una edad en concreto, sino que da a entender que aunque los hijos sean mayores de edad, si no han finalizado su formación o habiendo concluido esta tienen que seguir dependiendo de los padres, tendrían derecho a ella.

Sin embargo, hay que aclarar esto ya que respecto a los hijos mayores, hay opiniones diversas y en este sentido, cierta jurisprudencia se inclina en suprimir esta pensión si el hijo o hijos no estudian ni trabajan por motivos que si les son imputables esto es, que no muestra interés alguno en buscar trabajo ni hacen nada, otra cosa distinta es que nos encontremos en el caso de que el hijo sufra alguna enfermedad que le impide formarse y trabajar.

Igualmente, hay jurisprudencia que entiende que si los hijos han concluido los estudios e incluso trabajan, pero continúan viviendo con uno de los padres no siempre se les tiene que reconocer ese derecho a la pensión aunque la retribución que perciban sea reducida y el contrato sea temporal.

Por tanto, el hijo mayor de edad puede solicitar la pensión de alimentos pero esta solo cubrirá las necesidades básicas para vivir, y se le van a exigir una serie de condiciones. que más o menos he mencionado, estar cursando estudios, (pero no cualquier tipo de estudios, sino, estudios oficiales) , carecer de ingresos, etc..). De todas formas siempre habrá que estar al caso concreto y a los posibles pactos de las partes, siempre que no sean perjudiciales para los hijos.

Dicho esto, podemos preguntarnos ¿Como se fija la cuantía de la pensión de alimentos?

Conforme al artículo 146 del Código Civil.

La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quién los recibe”.

Esto supone, que se tendrán en cuenta además del número de hijos, la edad, las necesidades de éstos y lógicamente el nivel de ingresos de ambos progenitores, pero no fija una cuantía, por lo que el juez atendiendo al caso concreto y valorando las anteriores circunstancias, será quien la establezca.

Porque aunque no hay criterios homogéneos, los juzgados de forma generalizada vienen fijando un mínimo de 150 euros por hijo, de tal manera, que por debajo de dicha cantidad no se fija pensión alguna de alimentos.

Además dicha cuantía deberá actualizarse conforme a los Índices de Precios al Consumo (lo que varia el coste de la vida cada año) para no perder poder adquisitivo y de esta manera, seguir cubriendo las necesidades por las que se concedió.

¿Y cuando debemos entender que nace la obligación de pagar pensión de alimentos?

El artículo 148 del Código Civil.

“Desde que los necesitare para subsistir la persona que tenga derecho a percibirlos, pero no se abonarán sino desde la fecha en que se interponga la demanda”.

Y esta es la doctrina seguida por el Tribunal Supremo, ya que en caso de reclamación de alimentos cuando los hijos son menores de edad, deben prestarse desde el momento de interposición de la demanda, aunque la sentencia se dicte con posterioridad, y en el caso de los hijos mayores, las posturas no son muy claras, si bien hay algunas opiniones que consideran que en estos supuestos, el pago debe hacerse desde la sentencia y no desde la interposición de la demanda.

Que sucede en caso de incumplimiento?

Para saber como actuar en caso de incumplimiento, debemos valorar si las evidencias que tenemos de por qué esa persona no paga son claras, es decir, no paga porque no puede? O no paga porque no quiere?

Contamos para ello con dos vías:

La vía civil, es mas rápida y debemos acudir con abogado y procurador al juzgado que dictó la sentencia de separación o divorcio e instar el procedimiento de ejecución de sentencia, el juzgado llevara a cabo las averiguaciones necesarias para saber cual es la verdadera situación económica del obligado al pago, y si éste cuenta con medios suficientes, se procederá al embargo de los bienes, incluso, se podría solicitar que se le embargase una parte del sueldo de cada mes para asegurarnos el cobro.

También existe la posibilidad, de que aunque el obligado al pago esté cobrando paro o la ayuda familiar éstas les puedan ser embargadas en la proporción que estime conveniente el juez.

Si efectuadas las averiguaciones, la persona resulta ser insolvente, no se podrá llevar a cabo ningún embargo y nos queda esperar, a que cambie su situación.

La vía penal , es lenta y complicada , no será necesaria la asistencia de abogado ni procurador para interponer la denuncia correspondiente al poder hacerlo tu mismo, salvo que decidas contratar los servicios de un abogado.

Para que la denuncia prospere, se deben tener en cuenta los requisitos exigidos por el Tribunal Supremo para considerar consumado el delito de impago de pensión de alimentos:

1º.– Existencia de una sentencia firme por la que se obliga a pagar la pensión.

.- El impago debe ser reiterado, se deja de pagar la pensión dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos.

.- Existencia de dolo ( no paga porque no quiere y no porque no pueda).

Si podemos acreditar todo lo anterior, la persona obligada puede ser condenada a una pena de multa de entre 6 a 24 meses o prisión de 3 meses a 1 año, además de tener que abonar las pensiones atrasadas.

No obstante, tanto la acción civil como la penal se pueden iniciar simultáneamente, si bien la vía civil ofrece mayores garantías de cobro si la persona obligada resulta ser solvente, siendo necesario para ejercitar ambas acciones, que la obligación de alimentos que reclamamos haya sido establecida a través de un convenio regulador en caso de mutuo acuerdo, aprobado por el juez o mediante sentencia en caso contrario.

Que hacer si la situación económica del obligado cambia ?

Si por las circunstancias que fueren, cambia la situación económica del progenitor que debe prestar los alimentos se debe interponer demanda de “Modificación de Medidas”, ante el juzgado que dictó la resolución de separación o divorcio, para ello deberá demostrar :

. Una variación sustancial de las circunstancias (hechos nuevos inexistentes al tiempo de aprobar el convenio o dictar sentencia).

.Que el cambio tenga suficiente entidad( no sea de escasa importancia).

.Que la alteración tenga cierta permanencia en el tiempo.

.El cambio sea imprevisto o imprevisible.

Si bien, en tanto dicho procedimiento se resuelve se ha de seguir pagando lo acordado en el convenio o la sentencia para evitar incurrir en un incumplimiento con las consecuencias mencionadas.

Cabe la posibilidad de suspender la obligación de prestar alimentos ante la falta de medios económicos?

Para que esto suceda, el progenitor no custodio, debe hallarse en una situación de pobreza tan absoluta que ni siquiera pueda hacerse cargo de sus propias necesidades y tenga que recurrir a las personas que deban hacerlo por disposición legal.

Recordar, que el plazo de prescripción para reclamar las cantidades impagadas en concepto de pensión de alimentos, así como las relativas a las actualizaciones correspondientes a dicha pensión es de 5 años y una vez transcurrido el mismo, se pierde el derecho a reclamar.

El tema de los alimentos es bastante amplio y aquí sólo me he referido a cuestiones más o menos generales, cada persona y cada situación es diferente, y a cada cual hay que darle la solución concreta para su problema concreto, en García y Muñoz Abogadas, estamos a tu disposición para ayudarte y asesorarte.

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies